Caso Rais Martínez lleva ya más de seis años sin ser resuelto

0
258

El pasado domingo 22 de agosio se cumplieron seis años desde que en El Salvador, dio inicio uno de los casos judiciales más controvertidos de la historia forense del país. El ex fiscal Luis Martínez y el destacado empresario Enrique Rais, fueron capturados como resultado de una investigación “montada” por el también ex fiscal Douglas Meléndez en las que a ambos se les acusó por supuestos delitos de corrupción.

Ese dia ocurrieron dos hechos relevantes que no pueden pasar inadvertidos: El empresario suizo salvadoreño Enrique Rais y su sobrrino, Hugo Blanco, junto a al abogado Wilfredo Gutierrez, acudieron a eso de las 4 de la tarde, a las instalaciones de la Fiscalía General de la República, donde los dos primeros habían sido citados para ser notificados de una diligencia sobre la investigación de un caso ajeno a los hechos por los que más tarde fueron detenidos, es decir que fueron llevados a la FGR con engaños en flagrante violación de sus derechos constitucionales.

Más tarde de ese mismo dia, el ex fiscal Luis Martínez, ante los rumores de que sería vinculado a los supuestos hechos por los que serían procesados los Rais, se pesentó voluntariamente, acompañado de su abogado defensor, a la sede fiscal con el fin de cerciorarse de lo que ocurría. Como respuesta fue capturado y conducido a un centro de detención de la PNC. Desde entonces el caso Rais- Martínez ha acumulado miles de miles de folios, con historias fantásticas que hacen del empresario Enrique Rais un “super Padrino” y del ex fiscal Martínez un “super delincuente” sin que hasta ahora, después de seis años, se hayan vertido en el juicio pruebas contundentes que lo demuestren. Es más, el Grupo de Trabajo Contra la Aribitraredad de las Naciones Unidas, reviso minuciosamente el caso de Enrique Rais, reconociendo que este fue privado de su libertad de manera arbitraria e ilegal, incompatible con las normas internacionales enunciadas en la Declaración Universal de Derechos Humanos o en los instrumentos jurídicos internacionales aceptados por los Estados interesados suscritos por El Salvador y así lo informó a la Secretaróa general de la ONU.

Entre las razones que conforman el andamiaje con el que se ha construido ese castillo imaginario que se llama “caso Rais-Martínez” destaca el ánimo de venganza de un ex fiscal(Meléndez) quien fue objeto de sancioes morales y administrativas en el año 2001 cuando encabezó otro intento de penalizar falsamente a Rais por hechos que no había cometido y porlo cual fue exonerado. La imagen de un Enrique Rais generoso y exitoso empresarialmente era algo que Douglas Meléndez no podía concebir. De ahí su odio y su dedicación a buscar cualquier cosa que pudiese afectar a Rais. Nada se dice de las diligencias fiscales realizadas durante la administración del ex fiscal Belisario Artiga en las ya se vislumbraba que la mafia ruso canadiense tenía en Rais ua no de sus principales objetivos en El Salvador. Por entonces la Real Policia Montada del Canadá escrboió a Belisario Artiga un informe confidencial en el que le advertían del peligro que significaban los canadenses Matteo Pasquale y Franco Pacceti socios de Hécto Silva, ex alcalde de San Salvador y padre del principal detractor de Rais, el periodista Héctor Silva Avalos. Todos ellos empeñados en despojar al empresario Rais de sus bienes empresariales, cosa que ya hubiesen logrado de no ser que este, sabedor de que la justicia no sería imparcial para él, logró evadirla refugiandose en su natal Suiza .

La expliación en el caso de la vendetta contra Luis Martínez es más breve y más explicita. Inspirado en la obra Auto ayuda El Rinoceronte aprendió desde muy temprano a ser poco ortodoxo, casi antisistema y a veces indescifrable. El Poder que trae aparejado la función pública lo hizo más evidentem cosa de lo que estamos seguros habrá de haberse arrepentido. Sus detractores y después enemigos políticos no perdieron tiempo para cobrarse sus naturales desplantes. Los nuevos periodistas nunca olvidarían cuando uno de ellos, señalado con el indice aacusador recibia esta observacion: Al Fiscal se le respeta. Tampoco los invlucrados en el caso CelEnel le perdonarían su atrevimiento de querer procesarlos y de quitarles el poder de controlar nuestrareservas de gas.Lo otro es puro chambre, yo le dije,él o ellos me dijeron, que sí, que no, que a lo mejor quién sabe? Lo que si es ciertos es que desde hace seis años la está pasando mal.

Otros dos eventos que han pesado en el caso de Luis Martínez tienen que ver con la venganzaa. El entonces Presidente del Tribunal de Etica Gubernamental,TEG. Oreste Posada, fue acusado de maltrato familiar en el juzgado de Zaragoza por lo que el funcionario de marras acudió al Fiscal para pedirle que no fuera a actuar en su contra, Martínez lo mandó al diablo. ! Imaginense !, el presidente de la ética gubernamental pidiendo eso?. Supuestamente la esposa ofendida desistió de la acción y la denuncia no pasó a nás, pero el funcionario a los pocos dias resolvia una investigación contra Martínez y tomando como base de su resolución la denuncia mediática publicada en la revista Factum, acusando a Martínez dehaber utilizado los aviones del empresario Rais, condenó al fiscal a pagar una cuantiosa multa acusandolo de vender la justicia, acusación que retomó el fiscal Douglas Meléndez para ordenar su detención hace sesis años.

El otro caso tiene que ver conlas pandillas , sus financistas y sus colaboradores. El sacerdote español Antonio Rodríguez “Padre Toño” fue capturado en el marco de la “guerra a las pandillas” declarada por el fiscal Martínez y como resultado de una investigación sobre una estructurqa de pandillas que operaba en la zona oriental del país, vinculada a delitos como homicidios, extorsiones, robos y hurtos según lo informo el entonces director de la PNC Mauricio Landaverde.

Entre otras cosas el padre Toño confesó que introducía telefonos para los pandilleros. En un arreglo convencional la fiscalía suspendió la denuncia contra Rodriguez a cambio de su confesión y tramitó con autoriades de la iglesia para que el Padre toño viajara a España. Durante el intercambio con las autoridades eclesiáticas Martínez reveleo pormenores del caso. El ex fiscal Meléndez mandó a España a un equipo de fiscales para convencer al padretoño de que regresara a El Salvador con la condición de que denunciara a Martínez por divulgación de iformación. Esos procedimientos mantienen a Martínez tras las rejas..Seis años son seis años, no se vale que la administración de justicia funciones de esa manera.