La Cámara Primera de lo Penal de San Salvador instaló el martes una audiencia en la que decidió envíar a juicio a su colega, el magistrado de la Corte Suprema Eduardo Jaime Escalante Díaz, acusado de agresión sexual agravada en perjuicio de una niña de 10 años, pero optó por dejarlo libre con una fianza de $10 mil.

Escalante Díaz, de 50 años y a quien la Asamblea Legislativa le retiró la inmunidad para que se enfrente a la justicia por el delito de agresión sexual en menor e incapaz agravada, llegó a los tribunales acompañado de sus abogados y se negó a ofrecer declaraciones.

La fianza de diez mil dólares, impuesta por los magistrados Domínguez Arévalo y Martín Rogel Zepeda a su colega magistrado, contrasta con la que ambos magistrados impusieron recientemente a ocho personas sin recursos, acusadas en un proceso “inventado” por el ex fiscal Douglas Meléndez, tal como lo han asegurados ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos los fiscales que fueron “obligados” por Meléndez a declarar como testigos criteriados.

Abogados consultados sobre el tema de las cauciones o fianzas dijeron a diariolatino.net que si bien es condenable que los magistrados Dominguez Arevalo y Zepeda, impusieran en forma de atarrayazo, sin entrar a conocer el fondo del juicio “sin trámite alguno”, una caución o fianza de veinticinco mil dólares a ocho imputados por el delito de peculado en su forma de cómplice necesario, imponer una de diez mil dólares a su colega, Eduardo Jaime Escalante Diaz, lo que los convierte en autores de prevaricado, por lo que tendrán que responder en su momento ante la ley.

El magistrado fue denunciado por la madre de la niña en la delegación de la Policía Nacional Civil (PNC) de Soyapango, donde se habría cometido el delito el pasado 18 de febrero.

Escalante Díaz fue con anterioridad juez cuarto de lo Mercantil, cargo al que llegó en marzo de 2003, después de ser asistente en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador. No es el primer caso de abuso sexual del que se le acusa.

El informe “Las voces de los Niños, Niñas y Adolescentes de Latinoamérica y el Caribe”, realizado por el Movimiento Mundial por la Infancia, señala que entre el 70 y el 80 % de las víctimas de abuso sexual a menores de 18 años son niñas, y en el 75 % de los casos hay una relación directa del agresor con la víctima.

Según el sitio de transparencia de la PNC, entre enero y septiembre del año pasado, última actualización de datos, fueron violadas 1.128 niñas y adolescentes, 71 más que en el mismo período de 2017, cuando se computaron 1.057 víctimas menores de 18 años de edad.

Estas cifras dan cuenta de que 4 menores de edad fueron violadas sexualmente cada día durante el referido lapso de 2018, dato similar al registrado en el mismo periodo de 2017.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here