A finales del mes de febrero, la Fiscalía General de la República (FGR) realizó allanamientos en varias empresas e inmuebles en El Salvador vinculados a un cargamento de droga que fue encontrado en Panamá a finales de febrero pasado. Más de tres meses han pasado sin que se conozcan resultados.

El cargamento de 230 paquetes de droga fue encontrado en la Terminal Internacional de PSA de Panamá y habría partido de El Salvador con rumbo a Italia en seis maletines negros, dentro de un contenedor de café.

A pesar de cuestionamientos insistentes de periodistas para conocer a quién pertenecía dicho cargamento de droga, el fiscal general de El Salvador, Raúl Melara. se ha limitado ha expresar que no podía adelantar nombres de las personas o empresas involucradas, pero aseguró que serían investigaciones que terminarían “a corto plazo”.

El «corto plazo» sin que se conozca en El Salvador si se ha avanzado o si ya se conoce el origen del ilícito.

Al momento del hallazgo en Panamá y de forma sorpresiva, el empresario salvadoreño Adolfo “Fito” Salúme, un exitosos comerciante que maneja el monopolio de las harinas y que es dueño de medios digitales y que cuenta con una franquicia del gobierno salvadoreño para transmitir en televisión un canal de noticias y diversión, dio una conferencia de prensa para expresar que ese cargamento de droga no era de él, que no era de su propiedad y luego se sumió en el silencio.

Nadie más en El Salvador se pronunció al respecto.

Por su parte, el fiscal general salvadoreño, Melara, no ofreció nombres en la investigación, pero tampoco se refirió o negó que Salúme o su grupo empresarial estaba supuestamente ligado al caso.

El Ministerio Público de El Salvador tampoco dijo qué empresas, casas o propiedades fueron allanadas por los supuestos vínculos con el embarque de droga incautada en Panamá; casi mismo, se desconoce si se ha girado alguna instruccion al sistema financiero salvadoreño para investigar flujos de dinero de las empresas y personas sospechosas.

Según una fuente fiscal, la Agencia Digital de Noticias -ADN- ha conocido que existen al menos 11 bancos en El Salvador donde se registran movimientos de dinero inusuales y sin respaldo lícito.

Cinco meses después de los hallazgos, se guarda total hermetismo del caso en El Salvador y la FGR no ha presentado ningún requerimiento en los tribunales respectivos, a pesar de su promesa de rendir resultados “a corto plazo”. 

La incautación hecha por la Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá, en conjunto con el Servicio Nacional Aeronaval, a través del Programa Global de Contenedores (PGCC), es competencia de la Drug Enforcement Administration (DEA) y del gobierno norteamericano. Se desconoce si hay alguna investigación en curso.

Extrañamente, los medios digitales “de periodismo incómodo” que se autodenomina el grupo periodístico que conforman la revista Factum y El Faro, evitaron hacer investigaciones del caso y a señalar a los supuestos miembros del tráfico de drogas, como lo hicieron reiteradamente con el supuesto Cartel de Texis. Tampoco lo ha hecho Inside Crime ni Diario1 de El Salvador.

Con información de Agencia Digital de Noticias -ADN-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here