El presidente Salvador Sánchez Cerén llegó el martes a Cuba con el objetivo de estrechar las relaciones bilaterales y abordar temas de interés para la izquierda latinoamericana durante su visita oficial hasta el próximo sábado 27.

Sánchez Cerén declaró en el aeropuerto de La Habana que El Salvador y Cuba han desarrollado un proceso «muy intenso» en el ámbito político desde que restablecieron sus relaciones en 2009, según cita un reporte de la estatal Agencia Cubana de Noticias.

El gobernante señaló que ambas naciones han actuado conjuntamente, tanto en el fortalecimiento de convertir a América Latina «en una sola acción común» como en las relaciones comerciales y de cooperación.

Asimismo, ratificó su apoyo a la isla en la demanda que mantiene por el levantamiento del embargo económico, financiero y comercial que le aplica el Gobierno de los Estados Unidos.

En ese sentido, recordó que en las recientes sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas «dimos el respaldo a Cuba, estamos por participar en otros foros y vamos a seguir respaldando la demanda de que tiene que cesar ese bloqueo injusto que EE.UU. ha impuesto al pueblo cubano», alejándose aún más del gigante del norte.

Además, resaltó los resultados de la aplicación de programas de cooperación como la «Operación Milagro» -impulsado por Cuba y Venezuela- que ha permitido que unos 20.000 salvadoreños recuperen la visión y el método educativo cubano «Yo, sí puedo» con el que fueron alfabetizadas unas 330.000 personas en El Salvador.

«Son programas que han venido a fortalecer nuestra amistad, nuestra relación, el intercambio que ha existido entre las experiencias en diferentes ámbitos», recalcó Sánchez Cerén.

Sánchez Cerén realiza su segunda visita oficial a Cuba, donde en 2015 se establecieron 12 proyectos de cooperación bilateral, en áreas como salud, educación, deportes, cultura, medioambiente, agricultura y el comercio, 7 de los cuales ya han concluido.

La delegación que le acompaña está integrada por los ministros de Exteriores, Carlos Castañeda, y de las carteras de Salud, Educación, Economía y Cultura.

El primer acto de su agenda oficial será el próximo jueves, cuando rendirá honores al héroe nacional de Cuba, José Martí, y después será recibido por el presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel, en el Palacio de la Revolución de La Habana, donde mantendrán las conversaciones oficiales.

El mandatario salvadoreño también se trasladará a la ciudad oriental de Santiago de Cuba para rendir un homenaje al fallecido líder cubano Fidel Castro (1926-2016) en el cementerio de Santa Ifigenia donde reposan sus cenizas.

Según un comunicado de la Casa Presidencial salvadoreña, la visita tiene el propósito de «ampliar el intercambio y la cooperación existentes» y «fortalecer las relaciones en varios sectores y ámbitos del acontecer de ambas naciones».

El oficialismo salvadoreño y Cuba tienen íntimas relaciones desde que la isla financió y dió apoyo logístico a la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) con armas y entrenamiento en la agresión comunista que sufrió El Salvador por casi dos décadas. Ambos países restablecieron relaciones diplomáticas el 1 de junio de 2009, cuando la ahora ex guerrilla llegó al poder.

 

Con información de Agencia Digital de Noticias -ADN-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here