Una investigación periodística de El Diario de Hoy (EDH), fechada en 2002, puso al descubierto el pasado delictivo de algunos de los principales socios de la empresa de origen canadiense CINTEC, en la que las alcaldías del área del Gran San Salvador habían depositado la puesta en marcha del relleno sanitario de Nejapa bajo un asocio público-privado con el nombre de Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDES)

Según la investigación, al menos tres de los directivos de la empresa canadiense (CINTEC) tenían antecedentes por narcotráfico en el país del norte, incluyendo a su vicepresidente Antonio Cinquinio.

De acuerdo al informe de EDH, el fallecido alcalde de San Salvador, Héctor Silva, fue el negociador por parte de los alcaldes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) con los canadienses de CINTEC y, sin embargo, tras darse a conocer el oscuro pasado de los «nuevo socios» no solicitó finalizar el contrato.

Fueron 10 alcaldías de San Salvador, bajo la administración del FMLN las que iniciaron la negociación con CINTEC, aunque según indicó el exalcalde de Nejapa, René Canjura, fue Héctor Silva el principal protagonista.

“¿Por qué se nos puede engañar tan fácilmente a los salvadoreños? ¿Seremos tan ingenuos, actuaremos de muy buena fe?”, declaró Canjura ante una interrogante de un periodista, quien dijo tener pruebas que uno de los socios canadiense era procesado por el manejo de 113 kilos de cocaína y que en mayo de 2002 enfrentaría a los tribunales de justicia.

Silva se escudó en desconocer el pasado delictivo de los canadiense, según consta en la publicación. “En el caso de él probablemente lo conozca, con quien más traté fue con Pierre Turcotte. No le podría dar fe si lo conozco o no. Posiblemente él estuvo en un par de reuniones, pero no recuerdo su nombre y me da tristeza en esos términos. Eso nos llevaría a nosotros a revisar lo que hemos hecho…”, dijo Canjura.

Canjura consideró en su momento que esas razones eran suficientes para intentar finalizar el contrato. “Así debería de actuarse. Sería ilógico estar tratando con mafiosos, para mafia El Salvador ya se tuvo demasiado. Si yo puedo decir públicamente ‘bueno, nos tomaron del pelo’, posiblemente esto no baste, si esto fuera cierto. Si esto hubiera salido antes o después de las elecciones debería tener más fuerza porque en este país vale la pena poner las cosas en orden”, mencionó.

CINTEC VENDIÓ A MIDES

La conformación del asocio público-privado estuvo lejos de ser transparente, ya que no existió un proceso de licitación, lo que motivó una intervención de la Fiscalía General de la República, de la Corte de Cuentas que cuestionaban los nexos de los socios canadienses con la mafia, Héctor Silva, quien defendió el proyecto.

Un informe reveló que fueron 53 ofertas las que se analizaron antes de evaluar la oferta de CINTEC y firmar el contrato; sin embargo, el alcalde de Mejicanos, Carlos Menéndez, vicepresidente de MIDES, declaró públicamente que buscó las ofertas de las otras empresas, pero nunca las encontró.

En 2004 debido a las presiones de los ediles, que se vieron sorprendidos en su buena fe, la empresa canadiense decidió vender sus acciones de MIDES a un empresario local. “Me alegra que se pueda mejorar el proyecto, pero sí me alegra de que entiendo que el suizo no será otro mafioso, será gente honrada, hoy hay un militar acá, no estará solo”, dijo Canjura luego de conocer la venta del 90 por ciento de las acciones de los canadienses.

Pese a la realización de la venta de las acciones, dos de los socios canadienses, que que se quedaron en territorio salvadoreño, decidieron emprender diferentes acciones para retomar el control de MIDES.

Matteo Pasquale, presidente de CINTEC y Franco Pacetti en complicidad de los abogados Mario Calderón y René Medrano buscaron argucias legales para despojar a los nuevos propietarios de las acciones vendidas.

Los canadienses también se hicieron de los servicios del exfiscal Diego Escobar, quien mantuvo una relación muy cercana con el ex fiscal general, Douglas Meléndez, quien esta en la actualidad acusado de cometer varios delitos mientras fue jefe del Ministerio Público.

Escobar es señalado, entre otros casos, por supuestamente sustraer una copia del Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) y presuntamente venderlo por 120 mil dólares, para afectar a ARENA y la candidatura presidencial de Norman Quijano en las elecciones presidenciales de 2014. La divulgación del ROS sirvió como base para llevar a prisión al ex presidente de la República, Francisco Flores.

Pese a ser un delito grave, la FGR, dirigida por Douglas Meléndez, no tuvo más opción de procesar a Escobar por la sustracción del ROS hasta el final de la gestión de Douglas Meléndez al frente del Ministerio Público.

Con información de lanoticiasv

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here