El juzgado Especializado de Sentencia “A” impuso condenas de hasta  300 a 27 personas acusadas por la Fiscalía de integrar una estructura local vinculada al Cártel de Sinaloa. Los condenados trasladaban y descargaban cargamentos de cocaína hacia Guatemala.

La mayor pena le fue impuesta a José Leonidas Gómez Cuéllar, alias “Pepe”, quien recibió una condena 280 años por tráfico ilícito, diez por lavado de dinero y similar condena por facilitación (?) de locales e inmuebles.

Durante la vista pública, el juez dijo que la Fiscalía le probó la participación que “Pepe”, como cabecilla de la estructura, tuvo una participación en todos los hechos. En las pesquisas se determinó que era el contacto directo con Marlon Francesco Monroy Meoño, alias “El Fantasma”, un exmilitar guatemalteco que los imputados llaman “El Teniente”.

En su fallo, el juez Godofredo Salazar dijo que en la carpeta judicial puesta a su disposición encontró una fluida comunicación que “Pepe” tuvo hacia Guatemala y que, según la representación fiscal, eran llamadas realizadas a “El Teniente” quien tenía su base de operaciones en ese país. Todos hablaban de La Granja, refiriéndose al inmueble desde donde se gestaba toda la logística de la organización.

A  Salazar, se le detectó constante comunicación local con el resto de los imputados; le encontraron además aparatos GPS (Sistema de Posicionamiento Global) en los que se encontraron activaciones en zonas costeras de Colombia y Ecuador, así como del litoral salvadoreño y de países como Costa Rica y Panamá.

Al revisar el análisis financiero de Gómez Cuéllar, se encontró que recibía remesas desde Guatemala y que además tenía fondos disponibles para comprar lanchas y vehículos que la red local ocupaba para movilizar a sus miembros, incluso dos automotores que fueron puestos a nombre de un testigo criteriado, los cuales fueron encaletados para transportar droga, armas y dinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here