Los verdaderos responsables de la tregua son el ex presidente Mauricio Funes y el ministro de la defensa nacional dijo el juez Especializado de Sentencia A, Godofreedo Salazar Torres, quien el pasado martes aboslvió a Raúl Mijango, Nelsón  Rauda, exdirector de centros penales y 18 personas más que eran procesados por varios delitos en el caso tregua.

En su sentencia el juez determinó que los encausados se limitaron a cumplir ordenes superiores y que los verdaderos responsables de lo que se llamó Proceso de pacificación (tregua), son el ex presidente de la república Mauricio Funes Cartagena,  y el actual ministro de la defensa nacional General David Munguía Payés.

Con esa afirmación queda abierta la investigación en contra de ambos funcionarios para que respondan, al menos, por el delito financiamiento de grupos terroristas y actos arbitrarios.

“Se acredita que existieron lineamientos, que existieron ajustes, que existieron órdenes, que se insertaron movimientos en forma solidaria entre el general de división David Victoriano Munguía Payés y el presidente de la República, y son solidarios en esa responsabilidad, conforme a la Constitución”, sostuvo el juzgador. Ninguno de estos dos funcionarios estaba acusado.

Existe una versión que el gobierno no ha desmentido según la cual las negociaciones entre pandilleros dieron inicio, no en el 2012 como se asegura, sino tres años antes, en el 2009, como una estrategia del FMLN y Mauricio Funes con  fines electorales a cambio de privilegios para lideres de la Barrio 18 y la M-S Salvatrucha. Entonces se habló de una petición de los pandilleros de 21 puntos que incluían traslados a cárceles de menor seguridad, fiestas dentro de los centros penales, visitas conyugales, ingreso de celulares y pantallas de plasma y, lo más importante para muchos de los pandilleros: visitas íntimas a discreción.

Según la misma versión entre los mediadores figuraron una ex jueza de minoridad que después fue enviada por Funes a Italia con cargo de embajadora. Los pandilleros cumplieron pero el gobierno de Funes no, lo que dio lugar a reclamos que culminaron con la violencia entre las mismas pandillas y finalmente a la famosa tregua.

El Juez Salazar Torres añadió que la tregua entre pandillas fue una política del Gobierno de Mauricio Funes en cuya gestión se desarrolló el llamado “proceso de pacificación”.

Señaló que parte de las pruebas incorporadas al caso había sido una carta de la MS en donde supuestamente reclamaban a Funes cumplir 10 puntos que beneficiarían a la pandilla, y aunque no tomaba esta como fidedigna, podía ser indicios de otros elementos.

La resolución del juez, absolviendo a los 18 imputados asegura que la Fiscalía no pudo probar ninguno de los delitos que imputaba a Raúl Mijango, Nelson Rauda y otras 16 personas más, por lo que fueron absueltos. Los 18 imputados por la Fiscalía quedaron libres.- A nadie le pudieron comprobar que cometió ilícitos. Eran acusados de cinco delitos, entre ellos introducir ilícito a cárceles y agrupaciones ilícitas.

El caso de la tregua fue destapado luego que un diario digital diera a conocer el traslado de los cabecillas de pandillas fueron trasladados de Zacatraz a penales de menor seguridad como Cojutepeque, Izalco, Mariona, entre otros. Desde ahí podían con otros miembros de la estructura en el exterior.

A partir de ahí los líderes de las pandillas comenzaron a recibir parte de los privilegios ofrecidos por Funes, a través de los mediadores.

Los cabecillas de pandillas utilizaban vehículos de la Policía y autobuses para asistir a las reuniones con los mediadores de la tregua, según reveló la Fiscalía. Una de las salidas que causó mayor polémica en el país fue cuando Carlos Ernesto Mojica Lechuga, “Viejo Lin”, de la 18, y Dionisio Umanzor, “El Sirra”, de la MS, fueron invitados al Tabernáculo Bíblico Bautista “Amigos de Israel”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here