Lo presenta la catedrática de Derecho Civil, Carmen Bayod, y en este marco se debatirán los efectos de las leyes en cuestiones como la transexualidad, los robots y los animales

Zaragoza acogerá la próxima semana el primer congreso internacional sobre Persona y Derecho Civil, en el que se abordará la afección sobre las personas en el siglo XXI de la regulación de cuestiones sobre  género, transgénero, inteligencia artificial o cuestiones vinculadas con los animales.

La catedrática de Derecho Civil, Carmen Bayod, que dirige el equipo de investigación que organiza el congreso, lo ha presentado este lunes por la mañana en la sede del Justicia de Aragón y considera que “la sociedad está en un paradigma y en pleno cambio” y hay que afrontar las dudas jurídicas que se generan.

Asimismo, ha destacado que el Justiciazgo actúa sobre el Derecho Civil aragonés con “entusiasmo, más allá de la obligación”, como garantía de los derechos y libertades de los ciudadanos.

Los 16 ponentes participantes proceden de diez universidades europeas situadas en territorios con diferentes normativas en materia civil. Expondrán en los días 22 y 23 las necesidades y herramientas que el derecho de la persona debe ofrecer a causa del cambio de la propia concepción del ser humano y de la importancia que tenga en su determinación subjetiva la autonomía de la voluntad.

Queremos respuestas seguras para los ciudadanos a través del Derecho Civil Aragonés”, asegura Bayod, al referirse a asuntos que se debatirán en el congreso. Por ejemplo, cómo afectan a la legislación asuntos como la robótica, la cuestión transgénero o los derechos de los animales. “Está todo por hacer y buscaremos soluciones seguraspara los ciudadanos y un mayor bienestar desde el grupo de investigación, porque hasta ahora no hay soluciones”, agrega.

Sobre la robótica, la catedrática destaca que hay una directivas para aplicar su tributación o seguridad social, así como determinar su responsabilidad, pero está todo sin desarrollar. “Ahora solo tenemos los algorritmos que determinan muchas contrataciones por internet entre un hombre y una mujer, pero hace falta una parte ética. Suelen calcular y se inclinan por el varón porque actúan según los parámetros sociales que tenemos”, incide Carmen Bayod, quien considera que eso afecta a los derechos y libertades.

Cuando se refiere a la producción de las empresas relacionada con la robótica, Bayod lo compara con el ejemplo de los esclavos de Roma porque “pedían inteligencia, pero no eran personas”. ¿Quién respondía (sobre ellos)? Sus amos. Pero les aplicaban un pequeño peculio para que pudieran asumir sus daños”, recuerda la catedrática de Derecho Civil.

Transexuales y reconocer una indemniación 

Al referirse a la ‘ley trans’, apunta que no tienen “soluciones directas” para los transexuales.

Bayod ha mencionado una sentencia de un juzgado de Valencia de un caso de una mujer cuyo marido reconoció que era homosexual y se separaron, pero ella sufrió un trauma. “La mujer reclamó una indemnización de daños por el artículo 98 del Código Civil y la juez lo reconoció por cómo se había sentido”, porque vio una “nulidad” y le concedió una indemnización de 3.000 euros.

Estamos en un nuevo paradigma del Derecho y no sabemos calcularlo”, agrega la catedrática al referirse también a la discapacidad, sus deseos, preferencias y voluntades. Cree que los juristas deben estudiar esos efectos que pueden tener las leyes para los discapacitados.

El I Congreso Internacional Persona y Derecho Civil “quiere analizar desde varios puntos de vista, como el constitucional y filosófico, ante qué situación se encuentra la sociedad para ver cómo afecta a las personas, y luego cómo articularlo”.

¿Cómo podría afectarle a mi marido si yo le dijera ahora que soy transexual?”, se pregunta la catedrática, aunque detalla lo que supondría si ella fuera el varón. “El sexo biológico no se puede cambiar, pero puedo modificarlo por mi voluntad ya que está en la ley”, señala. Pone el ejemplo de una transexual que se quede embarazada, es gestante, pero no quiere ser la madre sino el padre y detalla que hay varias sentencias en la Corte francesa que dicen que esto no puede hacerse.

Para concluir, menciona los casos de los animales, pero no para compararlos como sujetos de derecho porque “no pueden heredar”, sino que al ser maltratarlos se puede caer en un delito penal.

“La indemnización no es para el animal porque tenga personalidad, pero son límites al dominio. La sociedad avanza y considera que los animales son algo más que un objeto de propiedad. Antes se podía pegar o matar a un gato y no pasaba nada, pero ahora no. Los derechos cambian con los tiempos y se ha autolimitado ese dominio sobre los animales”, concluye Carmen Bayod.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here