“Te quieren acabar. Muerte civil. Muerte penal. Y hasta la muerte física. Tiran para matar, desde la Fiscalía General de la República, desde los medios, analistas y expertos de Seguridad (no importa cuánto hayan fracasado con sus propuestas y políticas)”.

Se requiere de mucho valor para decir lo que Paolo Luers dice. En pocas palabras, le dice a Mijango que, se mueva para donde se mueva, parece no tener salida. Paolo no habla de juicio ni de procesos porque estos requieren de principios, habla de muerte y destrucción, nada más lejos del Debido Proceso, de los derechos humanos y de las garantías constitucionales de los salvadoreños.

Paolo responsabiliza a la Fiscalía de utilizar irresponsablemente la figura del testigo criteriado y de pervertir este instrumento legal,”dando inmunidad a un asesino y traficante de armas y drogas para que testifique en el caso de la supuesta introducción de ilícitos a los penales”. De ser ciertas sus afirmaciones, estas constituirían la mayor prueba de que en El Salvador la seguridad jurídica depende de la arbitrariedad de los fiscales y no de la administración de la justicia.

Ya en otras oportunidades, abogados prestigiosos han hecho denuncias similares respecto a la persecución  de la que son víctimas sus patrocinadores pero pocas personas lo creían. Ahora con una denuncia como la que hace Luers, el sistema judicial debe poner mucha atención en sus resoluciones para no convertirse en “cómplices por omisión” de los malos manejos que entes interesados están haciendo de la función fiscal.

Resultado de imagen para paolo luers

No hablamos específicamente de Douglas Meléndez a quien se asegura que la corrupción de algunos subalternos lo mantiene “acorralado” en su oficina del piso seis de la sede fiscal en Santa Elena conocido como “farmavida”. Hablamos de los funcionarios denunciados.

Solo así se explica que el titular del Ministerio Público no haya separado de sus cargos a un buen número de fiscales que han sido denunciados en forma pública, nacional e internacionalmente, por prestarse a “fabricar pruebas” y procesos a diestra y siniestra. Ni siquiera un “lo estamos investigando” tal será la presión que estos ejercen en el sexto piso de la Fiscalía General de la República.

Para muestra un botón: fiscales extremadamente cercanos al titular Meléndez, han sido denunciados en el caso Rais-Martínez, en el caso Saca, en el de “Chepe Diablo” en el caso “Regalado O’Sulivan” cuyo nombre quieren sepultar en un escándalo de tratas, etc., sin que estos hayan sido separados de sus cargos. Son muchos los denunciados como para creer que se trata de una excepción. Se trata de una red que se ha apoderado de la Fiscalía General de la República y que presionan cada ves más al Fiscal General, eso es grave.

Más grave es cuando Paolo Luers lo dice, sin pelos en la lengua ni tapujos, “Te quieren acabar. Muerte civil. Muerte penal. Y hasta la muerte física. Tiran para matar, desde la Fiscalía General de la República” Los jueces de instrucción y de sentencia de todo el país, deben poner mucha atención en esas denuncias. El Fiscal General de la República tampoco puede pasar desapercibidas las palabras de Luers, no para predisponerse, aún más, con él, sino porque está en juego su prestigio profesional y su futuro político. Luers no solo está hablando de fiscales corruptos o jueces mañosos e incapaces, está hablando de asesinos que “desde la Fiscalía” tiran a matar en el sentido estricto de la palabra.

El Fiscal debe investigar “ipsofacto” las denuncias que han presentado los abogados de Enrique Rais y que, al decir de estos iniciaron hace ya un año, el 22 de agosto de 2016, y que mantienen en la cárcel a unos y en la zozobra a otros.

Imagen relacionada

Debe investigar el porqué de una sentencia “vengativa” del expresidente de Etica Gubernamental, Orestes Posada, lo llevó a acusar al exfiscal Martínez de “vender la justicia” (Posada fue denunciado en sede fiscal por brutalidad familiar contra su cónyuge y Martínez judicializó el caso a pesar de los ruegos que el magistrado Posada le hiciera para ignorar el caso). Debe investigar la “trampa” que le pusieron Funes y Mecafé para hacerlo aparecer como corrupto o al menos para evidenciarlo.

Resultado de imagen para Luis Martínez, ex fiscal general de la República

El Fiscal debe aprovechar para investigar las relaciones de competencia desleal existentes entre conocidos comerciantes de granos y harinas que mantienen a uno de ellos evadiendo la justicia y al borde de ser despojado del producto de su trabajo, mientras el otro acrecienta su fortuna sin que lo investiguen a fondo.

También debe investigar, sin pasión alguna, las supuestas injusticias que se están cometiendo con el ex presidente Elías Antonio Saca.

Cómo es posible que la Fiscalía General de la República no sepa dónde se encuentran los ciudadanos italo- canadienses, Franco Pacetti y Mateo Pasquale, sobre los que existe orden de captura y difusión roja, acusados por los delitos de retención o apropiación indebidas y extorsión en perjuicio del empresario Rais, y por el contrario, este esté siendo procesado para favorecer a los millonarios Pacetti y Pasquale, calificados por la Real Policía Montada de Canadá como individuos peligrosos, vinculados con el crimen organizado italiano ? Eso sería suficiente para retirar los cargos que la fgr ha formulado contra Enrique Rais y otras personas imputadas con los mismos delitos. Esa es la verdadera función de la Fiscalía General de la República

Resultado de imagen para Pasquale y Pacetti

Que una o varias personas sean “el blanco ideal” como dice Luers, implica que todo el aparato institucional de la FGR  en esa dirección en desmedro de las denuncias de miles de salvadoreños que esperan justicia en El Salvador.

“Sos el blanco ideal. No pueden enjuiciar a Funes y Munguía Payés, porque no hay delito que les pueden imputar. No pueden enjuiciar a Fabio Colindres, porque es obispo de la Iglesia Católica. No se atreven a enjuiciarme a mi, porque con razón mucha gente sospecharía que quieren callar a la única voz que consistentemente en los medios critica la política de Seguridad del gobierno y la actuación de la Fiscalía” dice Paolo Luers.

La valiente carta de Luers a Raúl Mijango tiene un importante grado de solidaridad pocas veces visto en El Salvador. “Me preguntaron si pongo la mano en el fuego por vos. La respuesta es: sí, porque tengo 30 años de conocerte. Pasamos juntos por la guerra y la construcción de la paz. Sé de qué madera sos hecho”

Oigan jueces, y pongan atención, a lo que dice Paolo Luers: “Me consta que vos nunca has sido cómplice de los pandilleros, ni para meterles teléfonos a los penales (acusación absurda, porque ahí han tenido teléfonos antes, durante y después de la tregua, simplemente por que el sistema penitenciario es corrupto), ni para extorsionar empresas, como ahora te acusa la Fiscalía en un nuevo juicio. Te acusan de extorsión en un caso donde trataste de mediar entre una empresa y las pandillas para evitar que atentaran contra los empleados. Qué manera de agradecer a un mediador”.

Luers continúa: “La Fiscalía ha pervertido este instrumento legal (el del testigo criteriado), dando inmunidad a un asesino y traficante de armas y drogas para que testifique en el caso de la supuesta introducción de ilícitos a los penales. Le salvan de una condena segura de 50 a 60 años para mandarte a vos a la cárcel por 14 años. No solo es mal negocio, es éticamente inaceptable”.

Finalmente Paolo Luers asegura a su amigo Mijango que, a pesar de estar grave y hospitalizado, no está solo. “Ahora estás grave y hospitalizado y al darte de alta vas a seguir enfermo, pero igual te quieren meter en una bartolina. Te quieren matar. “Pero no estás solo. En este país hay muchos que te vamos a defender y pedir tu libertad y un juicio justo” Ojalá y esa buena “vibra” de Luers sea extensiva a otros que sufren por los mismos atropellos que sufre su amigo Mijango. Ah y ojalá también que cuando hable de la tregua, se vaya un poquito más atrás, hasta finales de la administración Saca y comienzos de la de Funes. Sería muy interesante.

El señor Fiscal, no se debe “picar” porque estos asuntos se planteen en público, de no ser así nunca se daría cuenta de lo que está pasando en su edificio de Farmavida. Salud y felicitaciones por su enteresa y por su valor Paolo Luers.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here