El expresidente catalán, C arles Puigdemont y sus cosejeros y sus exconsejeros Antoni Comín, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret, se entregaron a las autoridades belgas este domingo (lunes) a las 9.17 acompañados de sus abogados en la sede policial de  Bruselas Bélgica.

Con este movimiento, los cinco, que se encuentran en dichas dependencias “privados de libertad” según la Fiscalía de Bruselas, evitan la imagen de su arresto. Sin embargo esta misma tarde, luego de declarar el juez de instrucción, este los puso en libertad bajo medidas cautelares con la condición de que permanezcan en Bélgica mientras no se resuelva la orden europea de detención y de comparecer ante el tribunal cuando sean llamados, informan fuentes de la defensa. 

Puigdemont había asegurado el sábado en Twitter que están “preparados para cooperar plenamente con la Justicia belga”.
Su entrega responde a un deseo “de no huir de la justicia sino de defenderse en un proceso justo e imparcial, posible en Bélgica, altamente dudoso en España”, afirmó el domingo desde Barcelona un portavoz de su partido, el conservador PDeCAT.
 “Voy a ir a la justicia, pero a la verdadera justicia”, había dicho Puigdemont en una entrevista con la televisión belga RTBF, asegurando que en Madrid no existen garantías de “tener una sentencia justa, independiente, que pueda escapar a esta enorme presión, a esta enorme influencia de la política sobre el poder judicial en España”.
“Voy a ir a la justicia, pero a la verdadera justicia”, había dicho Puigdemont en una entrevista con la televisión belga RTBF, asegurando que en Madrid no existen garantías de “tener una sentencia justa, independiente, que pueda escapar a esta enorme presión, a esta enorme influencia de la política sobre el poder judicial en España”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here