El importante  El Diario de Hoy publica este miércoles un reportaje sobre la forma significativa en que los casos de violación en niñas ha creció durante.

Según la publicación en 2017  las cifras de violaciones sexuales son elevadas en El Salvador y por lo general se repite el escenario, modos operandi, los principales implicados y las víctimas.

Las estadísticas de 2017 sobre delitos sexuales de la Policía Nacional Civil (PNC) aún no están cerradas, pero a noviembre de ese año, revelan que en el país ocurrieron mil 376 casos de violaciones sexuales.

En el 2016, el Ministerio de Salud Pública registró un total de 21 mil niñas menores de 18 embarazadas, como resultado de violaciones sexuales. El dato de 2017 aún no está disponible.

Esta cifras no surgen de la especulación sino de las atenciones a las víctimas que llegan a las unidades de salud y finalmente a los hospitales; en algunos casos se conoce la razón de la consulta y en otras, hasta ese momento, los padres descubren el estado de la menor.

Asimismo comienza el rompecabezas quien cometió esa violación y en varios de los casos, los padres tratan de esconder al agresor porque se trata de un hermano, un tío, un padrastro y en el peor de los hechos, está implicado el progenitor.

De acuerdo a las investigaciones, les daba pastillas para dormir mientras abusaba de ellos. Los dos niños, de nueve y cinco años estaban amenazados.

Por ley, los centros de salud pública están obligados a denunciar ante la Fiscalía y Policía cuando en la consulta aparece un menor que ha sido agredido sexualmente y más cuando producto de ese abuso ha surgido un embarazado.

Las estadísticas de denuncias que anualmente recibe la Policía representa solo el 6.55 por ciento del total de embarazos infantiles y adolescentes que atiende el sistema público del país.

Las estadísticas también indican que siete de cada diez víctimas son menores de 18 años. A pesar de la baja cantidad de denuncias que recibe la Policía, la cifra de 2017 advierte que esos abusos se incrementaron en 234 víctimas.

Según las autoridades, los niños de 1 y 14 años, representa el 46 por ciento de los casos y los adolescentes de entre 15 y 17 años el 23.4 por ciento, con lo que los menores implica el 69.5 por ciento del total.

En el 97 por ciento de las denuncias de delitos sexuales tramitadas por la Policía no hay datos.
Instituciones como el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) y el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONNA), aclaran que “No hay datos” porque en la mayoría de hechos, la denuncia comienza en sede policial y es hasta en la investigación que se conocen nuevos datos.

Ima Guirola, del Instituto de Estudios de la Mujer “Norma Virginia Guirola de Herrera” CEMUJER sostuvo que el estado salvadoreño debería contar con un sistema de registro de casos de violaciones sexuales y derechos humanos unificado, centralizado, estandarizado, que influya transversal y puntual la perspectiva de género, niñez y adolescencia así y diversidad.

Demandan estadísticas precisas de violaciones.

“Esos datos deben estar presente en los indicadores para elaborar estadísticas no solo desagregadas por sexo, edad sino por otros que nos puedan precisar violaciones cometidas a personas que tengan una identidad sexual particular”, afirmó.

Se ha recomendado a las autoridades salvadoreñas sobre la importancia de tener un sistema de registros informático con estadísticas que no presente sesgos, vacíos ni contradicciones entre instituciones como Medicina Legal, Policía y Fiscalía, cuando se hacen comparaciones entre ellos y de los medios de prensa y organizaciones sociales. “Es inconcebible que instituciones que manejan estos registros que no cuenten con precisión y digan que no hay datos. De las víctimas, victimarios o tipificación del delito entre otros”, cuestionó Guirola.

“Eso deja la amplia duda sobre la impunidad que se puede generar en estos casos. Agregó que cuando solo se tienen datos de la víctima y no de los víctimarios, pareciera que se está protegiendo la identidad de los hechores”. opina la feminista.

“Hay suficientes instrumentos normativos nacionales e internaciones que hablan de tener un registros como de victimarios de violación sexual”, recalcó.

Guirola dijo que las denuncias y los procesos judiciales abiertos por este delito no guardan relación con la cantidad de embarazos de niñas y adolescentes que atienden los hospitales año con año.

“Esto habla de puertas abiertas a la impunidad”, dijo Guirola. Esto demanda a las instituciones rectoras como ISDEMU y CONNA a prestar más atención a este problema.

Solo en un 2.83 por ciento, las investigaciones de las autoridades policiales han establecido que el agresor realizó la violación haciendo uso de la fuerza física, arma de fuego y arma blanca.

También las indagaciones reflejan que estos ilícitos fueron más cometidos en las zonas rurales (576) que sectores urbanos (542), solo en 258 hechos, las autoridades no lograron definir si el hecho fue consumado en cualquiera de dos zonas.

Según la Fiscalía General, de enero a octubre de 2017, sus fiscales judicializado 1,767 casos de violaciones, de estos 504 fueron resueltos, al imponer condenas a 518 imputados por los delitos de violación en menor e incapaz y agresión sexual

Lo que más preocupa a las autoridades policíacas es que 260 niñas abusadas son menores de 14 años, otras 151 tienen entre 14 y 17 años y el resto de las 582 violadas en el primer semestre del 2017  son mayores de 17 y menores de 18 años.

Las cifras proporcionadas por la PNC, dan cuenta de un total de 875 personas violadas, 792 son hembras, entre las que están 582 niñas y adolescentes, y el resto son 83 varones también menores de edad.

Muchas de las niñas y adolescentes han sido abusadas sexualmente por padrastros, abuelos y hasta por algunos de sus padres y otras personas allegadas a la familia

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here