Agencias/DL.- La ONU ratificó este miércoles 19 de septiembre en su cargo al jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el exjuez colombiano Iván Velásquez, pese a que el gobierno guatemalteco le prohibió el ingreso al país.

Velásquez es el jefe de la Cicig, un mecanismo independiente que investiga la corrupción en altas esferas del gobierno y que fue creado por común acuerdo entre el país centroamericano y la ONU en 2007.

En una carta enviada al gobierno de Guatemala, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ratificó a Velásquez en su cargo, ignorando el pedido de Morales, quien exigía un nuevo comisionado.

“La Cicig ha sido considerada ampliamente exitosa en su apoyo a los esfuerzos nacionales para combatir la impunidad y fortalecer las instituciones nacionales encargadas de investigar y enjuiciar crímenes dentro de su mandato”, afirmó la ONU.

“El secretario general no ve ningún motivo para cambiar su posición actual de apoyo al comisionado Iván Velásquez”, añadió.

El 4 de septiembre, cuando Velásquez se encontraba en Estados Unidos, Morales le prohibió su ingreso a Guatemala.

El presidente guatemalteco, que antes elogiaba el trabajo de la Cicig y había prometido en campaña electoral solicitar su prórroga hasta 2021, anunció este mes que no pedirá a la ONU una nueva ampliación del mandato, que vence en 2019.

Junto con la fiscalía, la Cicig ha pedido en dos ocasiones levantar los fueros del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para investigarlo por sospechas de corrupción en su campaña de 2015.

Por su parte, la Corte de Constitucionalidad (CC), de Guatemala ordenó el domingo al presidente Jimmy Morales que permita el reingreso al país del titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez.

La decisión unánime de los cinco magistrados titulares de la corte señala que el mandatario debe cumplir con la resolución por no ser apelable y le recuerda que según la Constitución de la República y las Leyes, es la CC a la que le otorgan la protección de los principios de supremacía y rigidez de la constitución y por lo tanto “velar porque el poder público se mantenga dentro de los límites de las facultades que la ley Suprema (la Constitución) le atribuye”.

Tanto la decisión de la ONU como de la CC de Guatemala colocan contra la pared al presidente Jimmy Morales quien parece dispuesto a no ceder si las cosas no se hacen respetando la soberanía de la nación guatemalteca y los principios de la autonomía gubernamental.

Mientras, las expresiones de protesta continúan manifestándose en las calles de Guatemala y se tiene previsto que para mañana jueves  se realice na gran concentración en los alrededores del Palacio Nacional de la Cultura, centro del poder político de Guatemala . La ciudadanía se pregunta de dónde provienen los fondos que financian esas gigantescas manifestaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here