El Instituto de investigación de la corrupción y el Nepotismo en Centroamérica, IINCA, aseguró este lunes que la región centroamericana no encuentra los caminos del desarrollo y el crecimiento económico debido a la corrupción pero especialmente por el grado de nepotismo detectado en la mayor parte de las instituciones del Estado.
En una declaración del vocero de dicha institución que trascendió a los medios de información, se asegura que la mayor demostración de nepotismo en Centroamérica la ofrece el gobierno sandinista de Daniel Ortega, que ha hecho del Estado su feudo familiar.
Según el vocero de IINCA, desde Daniel Ortega retomó las riendas del país en 2007 no ha requerido, ni convocado, a personas fuera de su entorno político sino que ha apelado a su propia familia para afirmarse en el poder. Su esposa Laura Murillo es la vicepresidenta, siete de sus hijos ocupan cargos clave dentro del aparato del Estado, (el mayor controla la dirección de petróleo y otro negoció el Canal de Nicaragua), dos sobrinos ocupan cargos diplomáticos, un primo en línea directa representa sus interés en las Naciones Unidas y una amante se encuentra instalada cómodamente en la Fiscalía de la nación nicaragüense.
Otro caso que cita el IINCA en Honduras es que se refiere a las denuncias sobre corrupción y nepotismo en el año 2010 según las cuales el alcalde de  la municipalidad de La Libertad, en el departamento de Comayagua, mantenía numerosos parientes trabajando en esa municipalidad sin que las investigaciones hayan tenido éxito. En ninguno de los casos y a pesar de auditorías practicadas por la Corte de Cuentas, se pudo demostrar el parentesco y grado de consanguinidad y afinidad con el alcalde.
En El Salvador las denuncias sobre corrupción y nepotismo más recientes, aseguran que el presidente Salvador Sánchez Cerén, mantiene en uno de los puestos claves del aparato educativo a una nieta. También se asegura que por lo menos una docena de amigos y compañeros de la guerrilla del entonces “comandante Leonel” se encuentran diseminados en ministerios e instituciones autónomas, sin tener el grado académico o experiencia requeridos.
El alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, que también es considerado como muy cercano al círculo de amigos del presidente Sánchez Cerén, ha sido denunciado de realizar prácticas de nepotismo en la comuna. Los empleados municipales organizados en el sindicato municipal “Setramss” denunciaron ante el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) al alcalde capitalino por nepotismo (dar cargos públicos a familiares).
El secretario general del sindicato, Arturo Rodríguez, señaló que al menos tres parientes del edil laboran en la alcaldía y “aunque Bukele ha dicho en repetidas ocasiones que no cobran salario, sí influyen en decisiones trascendentales  dentro de la comuna.  Agregan los trabajadores municipales que el hermano de munícipe, Yamil Bukele, ostenta el cargo de director de Instituto Municipal de Deportes y Recreación (Imder), que su cuñada, Arena Ortega, es la jefe de la Unidad de Cooperación Externa de la municipalidad; y que el primo, Hassan Bukele, es secretario del concejo municipal.
 El IINCA asegura asimismo que el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) está siendo víctima de presiones por parte del Estado para que no dé a conocer una lista de parientes y familiares de los principales funcionarios del órgano ejecutivo que se encuentran estratégicamente colocados en puestos clave como el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), Tribunal Supremo Electoral (TSE), Ministerio de Obras Públicas (MOP), Ministerio de Relaciones Exteriores (RR.EE) y algunas instituciones autónomas, como la que se encarga del suministro del agua (ANDA).
El caso de mayor trascendencia en El Salvador, que supuestamente daría a conocer el  Instituto de Acceso a la Información Pública, sería el de un funcionario de la Fiscalía General de la República (FGR), el licenciado Will Walter Ruiz, “rescatado” por el Fiscal General, Douglas  Meléndez Ruiz, de un puesto sin importancia donde fue relegado por el anterior Fiscal, Luis Martínez, “por no ser confiable” y colocado en la dirección general de escuchas telefónicas, institución clave de la Fiscalía en su lucha contra la corrupción y que supuestamente es “primo hermano” del  Fiscal Meléndez Ruiz.
Las escuchas telefónicas se han convertido en el principal elemento de prueba con los que la Fiscalía General de la República sustenta los emblemáticos casos contra el expresidente Elías Antonio Saca y siete de sus exfuncionarios, contra el empresario salvadoreño Enrique Rais, contra el ex fiscal Luis Antonio Martínez y más recientemente contra el también empresario Wifredo Guerra, quien es procesado en vinculación con Adán Salazar Umaña “Chepe Diablo”. Todos ellos han denunciado públicamente que sus casos han sido “fabricados” con escuchas telefónicas manipuladas u obtenidas ilegalmente por la Fiscalía (FGR).
Meléndez afirmó recientemente que para la Fiscalía, corrupción era igual que nepotismo y que esta lacra ocurre cuando en los puestos públicos  contrata o se promueve a los “cheros” (amigos), a las amigas, a las amantes, a los conectes, a los recomendados, al hijo del político, a sus propios parientes, etc.
Según el vocero de IINCA la corrupción y el nepotismo en la región centroamericana están enraizados entre los políticos, entre gente pudiente y hasta en los llamados pobres, al grado de ser parte de nuestra cultura. “Es parte de nuestra cultura, de los alcaldes, diputados, ministros y hasta del presidente de la República” asegura el IINCA.
En Guatemala el Centro de Asistencia Legal Anticorrupción (ALAC) recibió en 10 meses 379 denuncias de corrupción, según información publicada por el matutino Siglo XXI. Entre las instituciones más denunciadas se encuentran los ministerios de Gobernación, Agricultura, Educación y Comunicaciones, así como el Organismo Judicial.
Según  IINCA, desde 2000 hasta 2014, la Fiscalía contra la Corrupción del Ministerio Público de Guatemala acumuló más de 4 mil 900 denuncias de las cuales 69 por ciento aún están en proceso y solo 7 por ciento ha recibido sentencia. Los casos de corrupción implican desde banqueros y políticos hasta candidatos presidenciales.
Entre los casos más emblemáticos que llevó a la renuncia del presidente de la República, Otto Pérez Molina y su vicepresidenta Roxana Baldetti, figura el de “La Linea” que se dio a conocer por la Fiscalía de Guatemala y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y que conmocionó al mundo entero en de abril de 2015.
Reseña:  «La linea» Operaba a través de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) que se dedicaba al contrabando, la defraudación presupuestaria y el lavado de dinero en la principales aduanas del país.
Todo era concretado a través de llamadas telefónicas, donde importadores y gestores se comunicaban por «La Línea» para finiquitar la comisión.
En este sofisticado caso de corrupción, salpicado de nepotismo, participaron alrededor de mil empresas en las transacciones ilegales. Actores involucrados: Roxana Baldetti (exvicepresidenta), Otto Pérez Molina (Presidente), Juan Carlos Monzón.
Actualmente la exvicepresidenta se encuentra privada de su libertad. Por otro lado, el Congreso retiró la inmunidad al presidente Pérez Molina, se le emitió orden de arraigo y de captura, lo que terminó llevando al mandatario a presentar su renuncia y someterse a la justicia en los tribunales del país.
El nepotismo es la preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos. La historia del nepotismo es tan antigua como la misma civilización humana. Uno de los casos más emblemáticos fue el nombramiento que hizo Napoleón Bonaparte de su hermano José Bonaparte como Rey de España, a quien llamaban Pepe Botella por su conocido alcoholismo.
Todos los países de Centroamérica, pese a que son señalados por actos de corrupción y nepotismo, inclusive El Salvador, son signatarios de la Convención Interamericana contra la Corrupción (CICC, casi CICI) y han suscrito convenios para combatir la corrupción y adquirido compromisos con el mismo fin de conformidad con el Tratado Marco de Seguridad en Centro América, desde 1998, ¡aunque usted no lo crea!
El nepotismo es la antesala de la corrupción. Contratando parientes y allegados, es cómo los corruptos ocupan plazas claves y evitan ser denunciados. Construyendo una red de primos y parientes, para asegurarse
 lealtad y sigilo total. El simple hecho que se usa una posición en el gobierno para que un pariente tenga un sueldo se convierte en sí misma en corrupción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here