Hasta la fecha son más de 743 días que la alcaldía de San Salvador mantiene una deuda con la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDES), la cual asciende a más de $4 millones, situación que ha complicado la operatividad del relleno sanitario, razón por la cual la entidad ha solicitado el pago de la deuda al alcalde Ernesto Muyshondt, quien busca victimizarse y buscar una declaratoria de estado de urgencia para evitar que le cierren las puertas de MIDES.

La alcaldía de San Salvador ha cobrado a los capitalinos la tasa correspondiente a la disposición final de desechos sólidos, pero se niega a abonar dinero a la deuda que mantiene con la empresa MIDES desde hace dos años.

MIDES reconoce la complicada situación que se generó a causa de la pandemia; sin embargo, cuestiona que otras municipalidades que mantienen una deuda con la empresa han hecho un esfuerzo para seguir pagando por la disposición final de desechos, menos la comuna de la capital.

La falta de pago por parte de la alcaldía capitalina ha provocado que la empresa tenga “retrasos de pago a nuestros proveedores de insumos esenciales para la operatividad de la empresa, poniendo en riesgo el pago de planillas para nuestros empleados”, reza parte del comunicado emitido por MIDES ante el incumplimiento de pago de comuna de San Salvador.

“Esta situación de falta de pago nos imposibilita brindar un servicio adecuado a la Alcaldía (de San Salvador), limitando la capacidad de recepción debido a la falta de equipo y recursos que son destinados por la empresa a la operación, priorizando brindar el servicio a nuestros clientes que hacen un esfuerzo por abonar o pagar puntualmente sus facturas”, agrega MIDES en su comunicado.

A causa de la pandemia MIDES tuvo que realizar una inversión para implementar protocolos de bioseguridad para el tratamiento final de desechos sólidos, incluso aquellos que se generan en los hospitales donde se atienden pacientes positivos de covid-19 y en los albergues instalados para contención del virus, a fin de evitar nuevos focos de contagio.

Pese a la emergencia MIDES no dejó de operar e incluso tuvo una participación activa en la capacitación del personal del Ministerio de Salud encargado de recolectar los desechos hospitalarios para transportarlos hasta el relleno sanitario en Nejapa, donde se le daba un tratamiento bajo estrictos protocolos internacionales.

“A la fecha hemos llegado a un punto en que para continuar nuestras operaciones normales diarias necesitamos el apoyo de nuestros clientes consiente en pagar sus facturas en tiempo”, resalta el comunicado de MIDEs, que enfatiza que continuará haciendo el esfuerzo para seguir brindando el servicio de disposición final como lo ha hecho en los últimos 21 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here