Desde el retorno del empresario Yani Rosenthal a Honduras, luego de cumplir 3 años de prisión en los Estados Unidos de Norteamérica, por lavado de dinero para el narcotráfico, los ánimos políticos en el país centroamericano se han caldeado

Yani Rosenthal, un banquero, fue ministro de la Presidencia en el gobierno del liberal Manuel Zelaya, además se desempeñó como diputado en el Congreso de Honduras y también fue aspirante presidencial por el partido Liberal.

El 26 de julio de 2017, Rosenthal se declaró culpable ante el Tribunal Federal de Manhattan, Nueva York por realizar transacciones monetarias en bienes derivados de delitos de narcotráfico entre 2004 y septiembre 2015. En diciembre del mismo año la justicia norteamericana condenó a Rosenthal a 3 años de prisión por su participación directa en transacciones monetarias con bienes de procedencia ilícita (narcotráfico).

Asimismo, Rosenthal recibió la orden de renunciar a US$500 mil y pagar una multa de US$2.5 millones.

Para el gobierno norteamericano, Yani Rosenthal sigue designado como «Narcotraficante Especialmente Designado» de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeras para Narcóticos.

Luego de cumplir su sentencia, Yani Rosenthal fue deportado a su natal Honduras, donde hoy se apresta a correr por la candidatura del Partido Liberal por la Presidencia de la República.

El banquero busca en la actualidad la nominación presidencial Liberal contra otros dos aspirantes en las elecciones primarias que se celebrarán el próximo mes de marzo para designar sus candidatos a la presidencia, diputados y alcaldes para los comicios generales previstos para noviembre de 2021. Sin embargo, en los corrillos políticos de Honduras, se comenta que dichas elecciones serán solamente un trámite, pues Yani Rosenthal ya habría negociado con el partido su triunfo en primarias de antemano.

Rosenthal pretende alcanzar la presidencia en Honduras donde al menos un expresidente, Porfirio Lobo (2010-2014), ha sido vinculados por fiscales norteamericanos a cárteles del narcotráfico en juicios en Estados Unidos en los que fue condenado por tráfico ilícito de drogas un hijo de Lobo.

El primo de Rosenthal y exministro de Inversiones entre 2014 y 2015, Yankel Rosenthal, también fue condenado en Estados Unidos a dos años y cinco meses de cárcel bajo cargos de lavado de dinero. Yankel Rosenthal cumplió su pena y regresó a Honduras.

Fredy Nájera Montoya

La representación fiscal del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica presentó el 23 de diciembre de 2020 un memorándum previo a la sentencia que el juez del distrito sur de Nueva York tiene programado emitir el 6 de enero de 2021 contra el ex diputado por el Partido Liberal de Honduras, Fredy Nájera Montoya. Según el fiscal, Nájera es líder de una violenta y prolífica organización de narcotráfico y en el transcurso de al menos siete años, «el acusado abusó de su cargo público y ayudó a corromper las instituciones democráticas de Honduras para enriquecerse transportando al menos 20.000 kilogramos de cocaína».

El Departamento de Estado del país del norte acusó originalmente a Nájera Montoya, quien sirvió en el Congreso Nacional bajo la dirección de Juan Orlando Hernández antes de que este subiera a la presidencia en 2014.

Debido a las acusaciones, las autoridades estadounidenses encausaron a Nájera Montoya por cargos de narcotráfico, por facilitar el trasiego de cargamentos de cocaína provenientes de Colombia a través de Honduras y entregarlos al cartel de Sinaloa de México, con el objetivo de trasladarlos al mercado estadounidense.

Además de Nájera, las autoridades estadounidenses también nombraron a Yankel Rosenthal, ministro de inversiones de Honduras hasta junio de 2015, quien admitió haber blanqueado dinero del narcotráfico para los que alguna vez fueron el mayor grupo traficante del país, Los Cachiros, en 2017. Al final de la lista se encontró al primo de Yankel, Yani, quien también quedó incluido en el asunto. Por su implicación en el caso por lavado de activos de la droga para el grupo narcotraficante «Los Cachiros» es que este cumplió con tres años de prisión.

La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, asegura, según un documento en poder de la Agencia Digital de Noticias -ADN-, que Nájera Montoya “utilizó su posición en el Congreso hondureño para facilitar grandes cantidades de narcotráfico y corrupción”, y “participó y apoyó las actividades de narcotráfico de grandes narcotraficantes en Honduras y miembros de alto rango del Cártel de Sinaloa en México”.

Asimismo, “facilitó la recepción de aviones cargados de cocaína en pistas de aterrizaje clandestinas en Honduras… participó en un proyecto de tráfico marítimo de cocaína que involucró un soborno de 50,000 dólares pagado a Fabio Lobo [hijo del ex presidente Pepe Lobo]”.- En total, los fiscales sostienen que traficó 20 mil kilogramos de cocaína, es decir 20 toneladas, y “ganó al menos $39 millones en dinero de sangre a través de este atroz curso de conducta”.

Los nexos entre Nájera Montoya y Yani Rosenthal

La representación fiscal afirma que Nájera participó en una amplia red de corrupción pública como parte de sus actividades delictivas.

De acuerdo al memorándum mencionado, “En 2012, el acusado pidió a los miembros del Cartel de Sinaloa aproximadamente $1 millón para el ex congresista Yani Rosenthal, que el acusado afirma se utilizaría para la campaña de Yani Rosenthal para convertirse en presidente de Honduras. Posteriormente, el Cartel de Sinaloa pagó al acusado aproximadamente $1 millón en pagos a plazos, y el acusado confirmó a los traficantes que se lo entregó a Rosenthal. Rosenthal luego se declaró culpable de un cargo de lavado de dinero en este Distrito”.

Durante una reunión grabada en enero de 2014 entre el acusado, el congresista [Midence Oquelí] Martínez Turcios y otros narcotraficantes, el grupo discutió la búsqueda de un trato favorable y protección de la presidencia hondureña, incluso mediante la coordinación con Yani Rosenthal y tratando de instalar al asociado de Los Cachiros, Oscar Nájera, como presidente del Congreso hondureño, indica el documento.

Fredy Nájera Montoya explicó a los fiscales norteamericanos que Yani tenía una estrecha relación con su persona y su círculo de corrupción.

“El acusado explicó al grupo que «habíamos ideado una estrategia con Yani» que involucraba buscar un puesto de liderazgo para Oscar Nájera, pero que (una persona identificada como) Oficial-1 había expresado preocupación por su propuesta. El acusado aseguró al grupo que Oficial-1 tenía una relación cercana con Rosenthal y que Oficial-1 «aun así, está en alianza. . . con nosotros. Porque no ha dejado de ayudarnos»”, declaró Nájera.

“El imputado explicó que el Oficial-1 indicó «que nos va a pagar sesenta millones, veinte cada uno, porque aquí es donde está el poder».A pesar de la oferta, «luego con Yani, simplemente nos levantamos y salimos» de la reunión”.

Candidato a la Presidencia de Honduras

Desde el siglo XIX Honduras cuenta con dos partidos políticos principales, el Partido Liberal y el Partido Nacional.

Yani y Yankel Rosenthal y Fredy Nájera Montoya son miembro del Partido Liberal.

Si bien Yani y Yankel, Nájera y otros miembros de la élite política hondureña «trabajaron en privado mano a mano con los narcotraficantes, fingieron públicamente apoyar los esfuerzos de Estados Unidos para frenar el tráfico de drogas. En ese sentido, antes de 2012, la constitución hondureña no permitía la extradición de hondureños a Estados Unidos por delitos de narcotráfico. Por lo tanto, durante los primeros años de la conspiración en este caso, ni siquiera era concebible para el acusado o sus co-conspiradores hondureños que pudieran ser considerados responsables de su conducta en los Estados Unidos. La corrupción desenfrenada permitió a los narcotraficantes operar con impunidad y tener éxito a niveles sin precedentes. En 2012, sobre la base de la presión diplomática del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Honduras enmendó su constitución para permitir, por primera vez, la extradición de ciudadanos hondureños a los Estados Unidos para ser procesados ​​por cargos de tráfico de drogas», reza el documento fiscal.

Durante una reunión grabada en enero de 2014 entre Nájera Montoya y el congresista Midence Oquelí Martínez Turcios (también del Partido Liberal) y varios narcotraficantes, se discutió la búsqueda de un trato favorable y protección por parte del Oficial-1, incluso mediante la coordinación con Yani Rosenthal y al intentar instalar al asociado de Cachiros, Oscar Nájera, como presidente del congreso hondureño.

Actualmente, Yani Rosenthal se encuentra de gira por todos los departamentos de Honduras, su última visita a Copán, donde se comprometió a propiciar la unidad de la oposición para sacar del poder al Partido Nacional.

Durante la visita a Copán, acompañaron a Rosenthal varios candidatos a diputados, tales como Cristian Saavedra, Valeska Valenzuela, Antonio Guerra, Denia Lemus, Luis Lemus, Karina Álvarez y Juan Ángel Arias, así como el candidato a designado presidencial y actual legislador por Copán, Juan Carlos Elvir. Además estuvieron el coordinador departamental del movimiento que se autodenomina «Yanismo» en Copán, Mauricio Arias; la candidata a alcaldesa de Nueva Arcadia, Angelita Aguilar; el candidato a vicealcalde, Elmer Ramírez y otros líderes de la zona, entre ellos Marcio Vega Pinto y Rafael García.

Varios de los presentes se encuentran en las listas de investigación de la Administración de las Drogas de Estados Unidos, conocida como DEA por sus siglas en inglés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here