El Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) dio un ultimátum de 24 horas para que el alcalde Roberto d’Aubuisson, entregue una copia del contrato que firmó con la empresa colombiana Teclaseo S.E.M. de C.V. para la disposición final de los desechos sólidos y el barrido de la comuna tecleña.

El IAIP, el 15 de junio de 2020, ordenó a la municipalidad de Santa Tecla,  informar a la Unidad de Cumplimiento de ese Instituto, acerca de dicho contrato.

Pero, ya que a la fecha el IAIP no ha recibido la copia del contrato, el instituto requiere de forma definitiva al jefe edil  que entregue dicho contrato como cumplimiento de la referida resolución.  

En la resolución, el IAIP también hace del conocimiento de la Fiscalía General de la República (FGR) el inicio de un «procedimiento sancionatorio pertinente y las diligencias oportunas», para que el ente investigador también proceda por las responsabilidades a los funcionarios y servidores que corresponda, todo conforme al artículo 96 de la Ley de Acceso a la Información Pública.

De no cumplir con el requerimiento definitivo, el alcalde y su concejo tecleño no podrían participar en la contienda electoral de febrero de 2021, según el reglamento vigente.

El 7 de julio pasado se conoció de una auditoría especial que realizó la Corte de Cuentas de la República (CCR) al contrato que el alcalde de  d’Aubuisson firmó con la empresa colombiana Teclaseo S.E.M. de C.V., el cual reveló, según los auditores, que no se respetó el debido proceso. Por lo que la institución contralora determinó que dicho convenio “es improcedente”.

Además estableció cláusulas en el acta constitutiva de TECLASEO S.E.M. que son desfavorables a los intereses de la municipalidad. El contrato adquirido entre la comuna tecleña y dicha empresa es para el servicio de barrido y aseo, según consta en el documento de examen especial de la CCR.

La auditoría revela además que la municipalidad recibió y manejó fondos por 1 millón 210 mil dólares, “sin que se identifique el origen de los mismos”.

También se entregaron bienes municipales en uso a una Sociedad con fines de lucro; por lo que “la municipalidad omitió el cumplimiento de los principios legales para la gestión pública y administración de municipalidades con transparencia”.

El concejo municipal dirigido por d’Aubuisson habría agotado todos los medios posibles para no dar a conocer y mantener “oculto” el contrato firmado con los colombianos para formar Teclaseo, a pesar que se trataría de fondos públicos provenientes de los impuestos que se le cobra a los ciudadanos tecleños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here