El Juzgado Cuarto de Paz de San Salvador ordenó el lunes la detención del expresidente Mauricio Funes Cartagena (FMLN/2009-2014), asilado en Nicaragua, acusado por nuevos delitos de corrupción, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

El exmandatario ya tenía una orden de detención previa, la que había sido emitida por otro juzgado el pasado 27 de junio, por el desvío de al menos 351 millones de dólares durante su gestión.

Sin embargo, Funes se encuentra en Nicaragua, asilado por el gobierno del dictador sandinista Daniel Ortega, desde septiembre de 2016 cuando abandonó el país luego de ser informado por la segunda administración de su partido, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), de su inminente captura.

Funes fue trasladado a Nicaragua y miembros de la dirigencia de su partido se encargaron que el gobierno nicaragüense le diera asilo con la excusa de sufrir varias investigaciones por considerarse un perseguido político y afirmar que su vida corría peligro.

La FGR publicó en su cuenta de Twitter: “Juzgado Cuarto de Paz de San Salvador decretó la detención en contra del expresidente de la República, Carlos Mauricio Funes”.

Según la Fiscalía, el expresidente salvadoreño habría “pagado dádivas” al exfiscal Luis Martínez para “tener protección y no ser investigado en ciertos casos” opuestos a la ley.

En la realidad, el exfiscal Martínez habría recibido “sobresueldos” por parte del expresidente Funes, al igual que todos los funcionarios de su administración, sin embargo, el fiscal Meléndez no ha presentado causa alguna contra los ministros, viceministros y otros funcionarios que también recibieron fondos de la presidencia en las mismas circunstancias.

Al exfiscal general, los investigadores lo han acusado de haber “corrompido esa institución al vender justicia”, sin embargo, el actual jefe del Ministerio Público es acusado por personas que sufren su persecución por motivos políticos o económicos de cometer los mismos delitos.

En la misma causa, otras 28 personas han sido señaladas por la Fiscalía junto a Funes y Martínez, en su mayoría sufriendo acusaciones sin fundamento alguno y siendo dañadas en su honra por venganzas del fiscal Douglas Meléndez, que se encuentra a menos de dos meses de terminar su tiempo como fiscal general.

En la primera causa por la que se había ordenado la detención de Funes en junio, el Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador solicitó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) iniciar el trámite para pedir a las autoridades de Nicaragua la detención y extradición de Funes.

 

Con información de Agencia Digital de Noticias -ADN-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here