El fiscal general de El Salvador, Douglas Arquímedes Meléndez, dijo este jueves que la tregua entre pandillas fue una “cochinada institucional” y que la misma nunca debió ocurrir.

Meléndez aseguró que con la tregua, como llamó oficialmente a la negociación con las pandillas que se implementó a finales del gobierno del expresidente Saca e inicios del mandato de Mauricio Funes, “fortaleció a las pandillas”  por lo que ha ordenado que la Fiscalía General de la República haga las investigaciones del caso.

El Fiscal no ocultó su malestar por la decisión de la jueza de Instrucción que dejó en libertad a tres de los imputados y envió a vista pública a otros 18.

“No estamos de acuerdo por el sobreseimiento definitivo que otorgó al comisionado Óscar Antonio Aguilar Hernández y por los sobreseimientos provisionales a favor de Luis Alonso Aguilar Marín e Margoth Ivania Tobar de Mendoza, esos tres caso los vamos apelar en las próximas horas”, adelantó el funcionario durante una conferencia de prensa.

“Por el momento la defensa ha ofertado como testigos a dos personas y una de ellas es al ministro de Defensa general David Munguía Payes y a otra persona. Ellos pueden presentar a los que quieran, pero como Fiscalía los vamos a cuestionar como testigos”, indicó Meléndez.

La tregua como tal no es delito, agregó el fiscal general, pero sí  las acciones que se hicieron en torno a ella y por lo menos hasta el año pasado se incorporó la figura delictiva en ese tipo de negociaciones, señaló el jefe del MP.

Defendiendo la posición de la Fiscalía en el caso actual, Meléndez dijo que no solo los procesados por los delitos cometidos en ese contexto son responsables asegurando que ” si en ese contexto salieron otras personas vinculadas, les puedo decir que si entre ellos aparecen los expresidente de la República Mauricio Funes Cartagena y el ministro de Defensa el general David Munguía Payes, como también otros funcionarios y algunos de los que están capturados, les estamos dando la oportunidad de criteriados, pero ellos no han querido hablar”, afirmó Douglas Meléndez.

Refiriendose al expresidente Mauricio Funes, dijo que si ese momento hubiera estado penado por ley negociaciones por la tregua, “ellos ya estuvieran capturados y procesados”

“La investigación fue contra aquella personas que cometieron delito en el momento de la tregua, como la introducción de objetos prohibidos a la cárceles, falsedades y otros delitos. Que participaron esas otras en ese proceso, es cierto, porque ellos eran los funcionarios que estaban ahí… pero ahora los procesados tienen la oportunidad de decir quiénes eran los que estaban arriba, quiénes fueron los que dieron la órdenes y esa situación sería muy importante para la Fiscalía”, detalló.

“Ahora el Código Procesal Penal rechaza la negociación entre grupos criminales al margen de la ley, pero las negociaciones que se hicieron antes de la reforma no se les puede aplicar esa figura”, puntualizó.

De igual forma hizo un llamado a los funcionarios y a los candidatos a alcaldes, como también a diputados que van a participar en el próximo proceso electoral, que tengan cuidado y prudencia hasta donde llega con sus actuaciones, “nosotros como Fiscalía General de la República vamos a estar atentos a sus actuaciones”.

“La tregua si bien en su momento como contexto total no era delito, quiero decirles que fue una cochinada institucional y hay que recordar que fue contra la población que permitió que la población fuera dañada, que las pandillas fueran potenciadas o se fortalecieron e incluso hubo zonas donde la Policía Nacional Civil no actuó en su debido momento y en ciertos territorios, lo que permitió que las pandillas se expandieran, se armaran y comercializaron con drogas, por eso reafirmó que la tregua fue una cochinada institucional y vamos a seguir investigando como tal”, concluyó Douglas Meléndez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here