El fiscal general de la República, Raúl Melara, reconoció en una entrevista de prensa otorgada al periódico digital “El Faro.net”, que el ex fixcal, Douglas Meléndez, era quien decidía a su arbitrio a quien acusar y a quien no, lo que indudablemente ha afectado el principio de legalidad al que está obligado la FGR.

Debido a esa situación, Melara admitió que hay personas injustamente procesadas, cuyos casos están siendo investigados para “reparar” las injusticias, tal como lo declaró cuando tomó posesión de su cargo hace ya más de un año.

Las declaraciones de Melara fueron dadas a conocer el jueves en la edición del periódico El Faro.net y han causado gran expectación entre la ciudadanía.

El fiscal Melara aseguró que en aquellos casos en que las pruebas no son fehacientes o que inclusive no existen, podrían retirar las acusaciones.

Uno de los casos ejemplarizantes en los que se podría comprobar si las declaraciones del fiscal son acordes con los hechos fácticos sería el llamado caso “Corruptela” donde se ha demostrado que un grupo de fiscales actuaron al margen de la ley presionados por el exfiscal Douglas Meléndez y sus más cercanos colaboradores los que, inexplicablemente, no han sido separados de sus cargos.

Otro tema de vital interés expuesto a ElFaro, fue el hecho de reconocer que los viajes realizados por el ex fiscal Luis Martínez en aviones del empresario Enrique Rais, fueron estrictamente de trabajo y no de placer personal.

Raúl Melara, fiscal general,  cumplió un año al frente de la Fiscalía General de la República. Concedió está entrevista a El Faro, el jueves 9 de enero de 2020. Foto: Fred Ramos
Entrevista de El Faro.net

De acuerdo a la entrevista, el actual fiscal general de la República, al ser cuestionado sobre los viajes que distintos jefes fiscales realizaron en los aviones del empresario Enrique Rais y otros reconocidos empresarios, afirmó que: “…eran labores de trabajo… ni de placer, ni mucho menos personales… eran labores de trabajo asignados por el fiscal general”.

Asi mismo aseveró que la investigación del caso “Corruptela” fue dirigida por Douglas Meléndez, “…quien decidió a quien acusar y a quien no”, al grado que inclusive su propia mano derecha (Jorge Cortez) también viajó en los aviones del empresario Enrique Rais por motivos oficiales y nunca le fue presentado ningún requerimiento fiscal contra él.

El caso “Corruptela” se ha sustentado en la hipótesis que los viajes realizados por el ex fiscal Luis Martinez en aviones privados eran parte de una serie de “dádivas” que le fueron concedidas para actuar de manera arbitraria. Sin embargo, en sorpresivas aseveraciones el actual fiscal Melara, al ser nuevamente cuestionado por periodistas de El Faro, reconoció que “…es muy difícil que solo con un testigo (refiriéndose aparentemente a las aseveraciones de un TESTIGO CRITERIADO, identificado como Tobías Menjivar por el medio digital, ha citado para intentar vincular a distintos jefes fiscales), pueda corroborar que un hecho es cierto, porque hay que tener los elementos periféricos que nos permitan obtener la certeza de que alguien está involucrado en un acto delictivo o no.”

Al ser cuestionado además si “cree” que los jefes fiscales viajaron en los aviones de reconocidos empresarios (Enrique Rais incluido) por cuestiones laborales, el máximo Jefe Fiscal contestó tajantemente: “…no tengo otros elementos que me digan lo contrario. Y no es que les crea que eran cuestiones laborales, es que así consta en los viajes que hicieron. Hay declaraciones, hay evidencia, dada no por ellos, sino por otros testigos de cual era el motivo del viaje al que iban. No es que iban solos verdad.”

El caso “Corruptela”, ha sufrido una serie de vaivenes. En semanas anteriores, los testigos claves (empleados fiscales) utilizados por la fiscalía para intentar vincular a Rais y otros imputados afirmaron en un tribunal haber sido -bajo la administración de Douglas Meléndez- obligados, torturados y coaccionados para ser testigos de cargo y aceptar bajo amenazas haber cometido ilícitos, con la finalidad de armar el caso.

Por otro lado -segun fuentes cercanas al caso- obra en el expediente de la causa evidencia que el Fiscal Luis Martínez, y otros jefes fiscales viajaron en aviones de una multiplicidad de reconocidos empresarios, no sólo de Rais, siendo esto una práctica usual en las administraciones fiscales por la evidente amenaza a la seguridad de las jefaturas del Ministerio Público, circunstancia que jamás fue vista como delictiva.

El fiscal general además, refiriéndose a temas de interés nacional y casos sonados en los cuales el periodista de El Faro le increpa si la Fiscalía: “…si no hay pruebas… quitará la acusacion?”, declaró que efectivamente ha identificado “…personas que han sido injustamente procesadas… y que este no se trata de un tema ideológico, sino mas bien un tema de hacer lo que la constitución nos manda…”

En otra linea de preguntas, al ser consultado sobre “audios” publicados por un sitio web autodenominado como “Revista Digital Factum”, con los que se pretendió vincular a distintos políticos y empresarios a actos irregulares, el Jefe del Ministerio Público cautelosamente manifestó que “…para poder determinar la autenticidad del audio, tienen que contar con el equipo necesario, para ver que sea autentico y ver no haya sido alterado….” Y que se deberán “…buscar otros elementos alrededor” para determinar si los mencionados en la nota de Factum son resposables de los hechos que se les imputan.

Agregó además que muchos políticos han hecho afirmaciones públicas sobre posibles actos de corrupción, pero que al ser entrevistados en sede fiscal “…no hubo mayor información”.

La Fiscalía General de la República ha solicitado el día 15 de enero apoyo de la recién creada CICIES para la investigación de delitos complejos, lo cual aparentemente suma a la opinión generalizada que los casos relevantes y emblemáticos de la nación no están siendo investigados con la seriedad que ameritan, o que son presentados de manera abrupta y sin sustento legal suficiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here