Agencias y PJ.- El exasesor de la campaña presidencial de Mauricio Funes, el publicista Joao Santana, y su esposa, Mónica Moura, fueron condenados ayer en Brasil por 19 actos de lavado de dinero por el juez Sergio Moro, aunque los absolvió de los crímenes de corrupción.

Funes niega haber recibido sobornos de Oderbrecht y a veces parece que nunca lo hubiera conocido. Sin embargo los hechos hablan por sí solos y la justicia brasileña ha condenado, tanto al socio como a la esposa, a cuatro años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Según publica el periódico brasileño Folha de Sao Paulo, la condena es de cinco años de reclusión, pero cumplirán cuatro años y seis meses en razón de su colaboración con la justicia.

El matrimonio fue condenado a un régimen cerrado, inicialmente, por 160 días, descontando seis meses que ya cumplió en 2016. Después, serán cuatro años de prisión domiciliaria, con uso de un dispositivo electrónico.

Esta es la segunda condena para Santana y su esposa, ya que en febrero de este año fueron sentenciados a ocho años de cárcel por ocho años y cuatro meses de prisión por lavado de dinero por su vinculación al esquema de corrupción en Petrobras.

Durante el proceso judicial que han enfrentado Santana y Moura declararon que las campañas presidenciales de Venezuela en 2012 y de El Salvador en 2009 fueron pagadas con dinero no declarado, según documentos judiciales.

El exasesor de Funes confirmó que Odebrecht pagó con dinero no declarado la campaña del candidato presidencial salvadoreño en 2009. También dijo que Lula da Silva le pidió que colaborara en la campaña de El Salvador.

Según el publicista, Lula, presidente de Brasil entre el 1 de enero de 2003 y el 1 de enero de 2011, le pidió que hablara con el entonces presidente de la constructora Odebrecht, Emilio Odebrecht, sobre el pago por los servicios prestados en El Salvador.

Emilio Odebrecht habría elegido como interlocutor de la operación al exministro de Finanzas de Brasil, Antonio Palocci, quien también fue condenado ayer (ver nota aparte).

Además, un documento de la Fiscalía brasileña, a la que tuvo acceso El Diario de Hoy el año pasado, confirmó que la constructora Odebrecht entregó $1.5 millones a la campaña de Funes en 2008 por medio de su entonces asesor político: Joao Santana.

Campaña Funes

Joao Santana (atras, al centro), la noche en que el ex presidente Mauricio Funes se proclamó ganador de las elecciones de 2009.

Ante las confesiones que han hecho Santana y Moura a la justicia brasileña sobre los pagos a la campaña en El Salvador, Funes ha negado insistentemente, por medio de su cuenta de Twitter, que haya recibido dinero de Odebrecht para su campaña presidencial. Funes actualmente está asilado en Nicaragua.

Pero Santana no sólo era considerado por Funes como su “amigo”, sino que además recibió millonarios contratos de publicidad durante su gestión presidencial. El publicista brasileño y su esposa fundaron en El Salvador la agencia de publicidad Polistepeque Comunicación y Marketing, S.A. de C.V. en julio de 2009, según el Centro Nacional de Registros (CNR).

Pero luego, sin licitación, Casa Presidencial contrató a Polistepeque, a la cual le dio 10 contratos de publicidad de ministerios y autónomas entre 2010 y mediados de 2012, con un valor estimado en $5.6 millones sin tomar en cuenta a ninguna agencia publicitaria local.

Funes en su momento defendió esa adjudicación y aseguró que el acuerdo obedeció a que no encontraron entre las agencias que ya existían en el país “la calidad y experiencia” para hacerse cargo de la publicidad.
Mientras tanto, en la sentencia del juez Moro emitida ayer, el periódico O Globo indica que Santana y Moura fueron absueltos del crimen de corrupción por segunda vez, ya que los valores recibidos fueron en razón de los servicios de publicidad prestados. El juez reconoció la contribución de las informaciones prestadas por ambos en la colaboración del proceso, ya que ambos habían firmado un acuerdo con el fin de reducir las penas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here