Amigos y periodistas acompañaron este martes a Karla Turcios en su último viaje al cementerio  Jardines del Recuerdo. La periodista y colega  supuestamente desapareció el pasado sábado de su residencia en la Colonia Costa Rica y posteriormente fue hallada con muestras de haber sido estrangulada en un tramo de la carretera de Santa Rosa Guachipilín, conduce a Santa Ana en el occidente del país.

Por lo poco que ha trascendido de las investigaciones que llevan a cabo la Fiscalía General de la República y la Policía Nacional Civil, PNC, se deduce que las autoridades están muy cerca de esclarecer las condiciones en que la periodista Turcios fue asesinada.

El director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, declaró hoy que las pesquisas sobre el asesinato de la periodista Karla Turcios arrojan datos que no coinciden con la hora en las que supuestamente su compañero Mario Huezo, la vio por última vez y el tiempo que llevaba de muerta cuando su cadáver fue hallado en un predio baldío en Santa Rosa Guachipilín, Metapán, Santa Ana.

Los puntos álgidos de la investigación están  centrados en la forma que el o los victimarios estrangularon a Karla Turcios ya que para ello utilizaron una prensa intima de mujer y dos bolsas de plástico, típico de los crímenes pasionales.

El segundo punto es el que han derivado de las declaraciones del esposo o compañeros de la victima quien sostiene que la periodista deseaba dormir debido a que la noche anterior supuestamente había trabajado “hasta muy tarde” razón por la que este decidió, a eso de las 12:30 del día, dejarla descansar mientras este, acompañado de su menor hijo, salió de su casa de habitación para  comprar agua embotellada en una gasolinera.

El director de la PNC, Howard Cotto, confikrmó este martes en la entrevista Frente a Frente que ese día, tras ser alertadas por una ciudadana sobre el hallazgo de un cadáver, las autoridades llegaron a la escena a las 4:35 de la tarde, para entonces la víctima tenía entre seis y ocho horas de haber muerto. Es decir que podría haber sido asesinada como a las 10:00 de la mañana, lo que contradice las declaraciones de su pareja el también periodista Mario Huezo y lo que hasta el momento lo ha convertido en uno de los principales sospechosos.

Huezo está siendo sometido a exhaustivos interrogatorios para determinar si sus declaraciones no son una coartada para ocultar su supuesta participación en el hecho criminal.

Por su parte la Fiscalía General  ha destacado a dos grupos de investigación especializada para descubrir si existe relación por parte de Huezo tanto en los hechos ocurridos en San Salvador como en Santa Ana. De esa fuente no se han podido obtener datos que puedan vincular a Huezo con el asesinato de la periodista.

Las autoridades están pendientes de los resultados que puedan arrojar los teléfonos celulares de los familiares que han sido incautados para investigar las ultimas llamadas que la periodista hizo antes de ser asesinada.

El tercer punto sobre el que giran las investigaciones es el hecho de que el DUI de la periodista fue localizado sobre la avenida cuscatlán y el bulevar Venezuela, distante de donde fue localizado el cadáver de la víctima.

Aparentemente es así (que no coinciden las horas) habría que ver si hay detalles que pueden hacer variar la hora, pero sí es un punto importante de la investigación”, dijo Cotto.

El jefe policial detalló que Turcios murió asfixiada, pues tenía una prenda íntima de mujer atada al cuello y dos bolsas en la cabeza. Agregó que no se le observaba otro signo de violencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here