Reportaje fotográfico de Eduardo Vázquez Bécker

En una de las más acertadas decisiones de la Alcaldía Municipal de San Salvador, la emblemática Calle Rubén Darío ha comenzado a mostrar la imagen de una de las calles más emblemáticas del Centro Histórico de San Salvador que parecía condenada a permanecer sepultada entre el desorden de los informales y la delincuencia organizada.

Recobrar la famosa calle Rubén Darío, no es un caso aislado, responde a un ambicioso proyecto de reforma urbanística del alcalde Durán para unirla a otros enclaves históricos que apenas han logrado sobrevivir en el centro capitalino así como a otros proyectados que incluyen una Biblioteca que reemplazará a la destruida el diez de octubre por la fuerza incontrolable de un terremoto.

El presidente de la República, Nayib Bukele mostró algunas imágenes de la importante vía y felicitó al alcalde tras el desalojo de los venderos destacando lo importante que era que no se haya usado violencia para lograr.

Esto no solo traerá más limpieza, orden y seguridad, sino que revelará gran parte de nuestra historia y nuestra cultura, dinamizará la economía, el turismo, continuará con el rescate del Centro Histórico que iniciamos en 2015, rescatará espacios públicos, dijo el mandatario.

Edificios emblemáticos como el Telégrafo, con valor histórico, cultural y arquitectónico, pueden ser ahora contemplados de arriba a abajo y podrán ser estudiados y conservados como parte del patrimonio de la ciudad de San Salvador y de sus habitantes.

Entre las edificaciones que han quedado “!al descubierto”! figura el Telégrafo, en el cual funcionó por mucho tiempo la Tropical Radio And Telegraph que se encargaba transmitir y repartir los telegramas en El Salvador-

Los usuarios tenían que llegar hasta el edificio para dictar el texto de sus mensajes para lo cual, después de dictarlos al telegrafista de turno este le informaba de cuántas palabras constaba para así determinar su precio. Luego valiéndose el sistema morse que funcionaban en las sucursales del telégrafo y ya ahí el mensaje era traducido y enviado por , dependiendo de su urgencia, a los destinatarios. Escuchar el ruido de una moto a media noche o madrugada era interpretado como señal de malas noticias.

Frente a uno de los costado del Telégrafo estaba la Universidad y en un primer plano la facultad de humanidades. De ese lugar fue “sacado a golpes” el ex rector José Rodríguez Ruiz.

También han reaparecido históricos establecimientos como La Casa Antonio Bou, Kismet,, Simán Centro y otros de grata recordación.

Los dueños de los almacenes que permanecían ocultos se desde tempranas horas de este sábado a pintar sus fachadas así como a lavar y las aceras que mostraban costras de suciedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here